Tecnologías que deben de ser reguladas en los próximos años en España

Fecha:
Dec 21 2015 12:00AM

Prácticamente todos los sectores productivos de nuestro país se enfrentarán durante los próximos cuatro años a innovaciones de todo tipo. Y seguramente la tecnología y todo lo que tiene que ver con la economía digital será uno de los más sujetos a estos cambios.


El sector tecnológico no para de cambiar en todo el mundo, y nuestro país no va a ser una excepción. Por eso, existe una variedad de sectores y subsectores en los que el próximo presidente del Gobierno tendrá que aplicar una inédita legislación o renovar la existente. Son algunos de los siguientes.

1. Coches compartidos. Muchos lo engloban dentro de la autodenominada economía colaborativa, pero lo cierto es que la compartición de coche ha acabado constituyo un subsector en sí mismo. Este tipo de aplicaciones (y todas las del estilo) se rigen por la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT), pero dicha ley plantea algunas dudas en cada caso: ¿son Uber, Blablacar o Cabify empresas de transportes? ¿O sólo simples intermediarios tecnológicos entre conductor y pasajero? ¿Puede alguna ser en realidad una mera agencia de viajes, como se autodefine Cabify? Con tantas causas judiciales abiertas, parece evidente que en todos estos casos la LOTT no parece una ley lo suficientemente completa, con lo que el partido que gobierne se verá obligado por dichos agentes sociales a implantar una legislación clara que acabe con tanta duda.

2.Aplicaciones financieras. En nuestro país, las compañías que se dedican a este tipo de tecnologías (que van desde el pago móvil a la gestión de los ahorros, el equity crowdfunding o el crowdlending) no están experimentado excesivas complicaciones legales, aunque también es cierto que el ojo vigilante de la CNMV siempre les acecha. Y es que parte de los problemas de este tipo de compañías es que muchas de ellas ni siquiera saben qué tipo de empresa registrarse ni a qué ley concreta someterse, ya que en casi todos estos casos las leyes concurrentes no previeron que internet pudiera ser un nuevo espacio de batalla. Si a ello le sumamos el hecho de que el uso este tipo de soluciones tecnológicas no para de crecer en todo el mundo, el resultado está claro: se hace necesario desarrollar legislación específica para estos casos.

3. Drones. Uno de los aparatos tecnológicos más fascinantes del momento, qué duda cabe, pero con una legislación hecha deprisa y corriendo. De hecho, hasta hace muy pocos meses su uso era casi totalmente ilegal en nuestro país. Fue a principios de julio cuando el Consejo de Ministros aprobó un Decreto Ley urgente para legislar de forma somera los drones, cuyo uso quedó casi reducido a las prácticas industriales y empresariales bajo unos requisitos muy concretos, lo que está cortando las alas a un sector emergente con bastantes posibilidades. Pero, ¿qué se puede hacer (y qué no) con un dron en España? Los pocos colectivos que actúan a modo de lobby en este sentido ya están pidiendo una nueva legislación, más reposada, que amplíe los usos de estos aparatos. Pero no se queda ahí la cosa, ya que el uso recreativo de los drones (es decir, que cualquier ciudadano se compre uno y lo ponga a volar) está muy restringido. Y no son aparatos de masas, evidentemente, pero su popularización va en aumento, con lo que esta legislatura tendrá que aprobarse una nueva ley que reglamente su funcionamiento.

4. El Crowdfunding. Y es que la ley actual optó por dejar fuera el crowdfunding de recompensas, el que todos conocemos, una práctica a la que cada vez recurren más músicos que quieren financiar su disco, directores de cine que buscar editar sus obras o escritores que quieren que sus libros vean la luz. Por ello, esta será la legislatura en la que el Gobierno español, sea el que sea, deberá acabar con las dudas sobre el crowdfunding de recompensas (que actualmente se mueve entre la alegalidad y la economía sumergida) y plantear un marco regulatorio para esta actividad.

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn
  • Compartir en Google+