El internet de las cosas y los peligros del hackeo en los dispositivos

Fecha:
Feb 4 2016 1:14PM

La innovación y posibilidades que promete la era del «Internet de las Cosas», en la que los objetos electrónicos comunes mutan en nuevas formas gracias a su conectividad, tiene su doble cara. La cara menos amable es, en términos de seguridad informática un mundo totalmente «hackeable».

Una sociedad hiper conectada generará ciertos problemas que habrá que resolver o, al menos, poner de relieve. Las redes creadas bajo esta idea serán algunas de las más grandes que en el mundo se hayan visto jamás, sin embargo, las harán enormemente atractivas para los piratas informáticos. Pese a todo, los expertos creen que las amenazas para la seguridad de estos dispositivos no son tan diferentes de las de otros entornos, como los que se viven en la actualidad.

Con este nuevo escenario, que cada vez se va abriendo camino gracias a los últimos ingenios tecnológicos, la aplicación de las normas vigentes en Protección de Datos y la creación de normas nuevas ha tropezado con un ritmo frenético de innovación. Las empresas necesitan salvaguardar su propiedad intelectual a medida que fabrican y venden cosas que nadie más puede hacer. Lo irónico es que con el fin de aprovechar las ventajas de los dispositivos y servicios de IoT, el hardware y software deben ser abiertos e inter operables. La seguridad en el dispositivo, la aplicación y las capas de red es por tanto fundamental. Pero a medida que se incrementa el ritmo de aprobación, también lo hacen la complejidad, la variedad de implementación y la oportunidad de los ataques maliciosos o errores involuntarios.

Cada vez son más los casos en los que existen ataques dirigidos a aparatos conectados. Los ha habido a neveras inteligentes, cámaras de vigilancia. Recientemente, se registraba la infracción de la seguridad en 1.4 millones de Jeeps Chrysler que podían actualizarse mediante una transmisión aérea y controlarse de forma remota por un pirata informático. A juicio de los expertos, estas situaciones «demuestran los problemas potenciales que existen al conectar dispositivos IoT a las redes».

En Dexga consideramos que el uso de las nuevas tecnologias puede ser positivo, pero eso debe ir acompañado, sobre todo en estos desarrollos que tienen un impacto masivo en la recogida de datos, para que el ciudadano pueda saber qué datos está recogiendo de él y para qué finalidad.

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn
  • Compartir en Google+