La importancia de la conexión de las personas con las empresas: no sólo se trata de vender un producto, sino experiencias.

Fecha:
Dec 9 2015 12:00AM

Los grandes avances TIC de los últimos años han modificado las relaciones entre empresas y clientes. La relación no es únicamente de compra y venta de un determinado bien o servicio, si no que también predomina cada vez más la vivencia de experiencias entre ámbas partes. Para los nuevos clientes, y cada vez más para los fidelizados, el mundo del gran consumo no se basa solo en comprar cosas, sino en acumular experiencias. Todo el aumento del uso de las redes sociales se debe a que las personas queremos tener algo que decir y eso se basa en las experiencias vividas o en los aprendizajes adquiridos. Las personas del presente y futuro quieren sentirse parte activa de algo más grande que ellas mismas.

Los grandes avances TIC de los últimos años han modificado las relaciones entre empresas y clientes. La relación no es únicamente de compra y venta de un determinado bien o servicio, si no que también predomina cada vez más la vivencia de experiencias entre ámbas partes. Para los nuevos clientes, y cada vez más para los fidelizados, el mundo del gran consumo no se basa solo en comprar cosas, sino en acumular experiencias. Todo el aumento del uso de las redes sociales se debe a que las personas queremos tener algo que decir y eso se basa en las experiencias vividas o en los aprendizajes adquiridos. Las personas del presente y futuro quieren sentirse parte activa de algo más grande que ellas mismas.

Pero, ¿Cómo es la conexión o la interacción que existe entre los usuarios y las empresas en la actualidad en relación con la tecnología? A continuación os enumeramos los principales hechos que se constatan en la actualidad respecto a este tema:

1. Los clientes buscan que la tecnología les conecte con sus historias y su mundo, el mundo que comparten con sus compañeros. Si dejamos que la marca sea sólo tecnológica, no habremos conseguido conectar con los clientes. Debemos conectar las experiencias del cliente a través de la tecnología. Es decir, la tecnología no es sólo un canal, sino el fondo del que parten las experiencias vividas por los clientes que enlazan sus mundos y la forma que tienen de relacionarse entre ellos.

2. Gamificar los canales de comunicación donde enviamos la información a nuestros clientes. No todos los clientes usan los mismos canales, tendremos que contemplar la generación mayoritaria a la que pertenecen nuestros clientes o los clientes del target futuro. Los clientes necesitan estar comunicados y que la información esté sincronizada en varios tipos de aparatos tecnológicos.

3. Las empresas deben proveer espacios de interconexión donde las identidades de los clientes estén seguras, pero que les permita compartir experiencias con otros usuarios que ellos elijan y a través de plataformas innovadoras de última generación que nos permitan usar los datos para construir una relación de valor con nuestros clientes.

4. Hay una tendencia clara a la información compartida, de manera que los clientes buscan compartir más que comprar, de ahí que la lealtad a las marcas en general haya disminuido, pero por el contrario tenemos la ventaja de poder construir lazos de unión con los clientes a través de tecnologías que fomenten la relación y el compartir experiencias de adquisición de bienes y servicios.

Conectar la tecnología con las marcas y los clientes es volver a reconectar con nuestros valores y con lo que realmente interesa a nuestros clientes, mostrando que la marca es fiel a sus principios y valores en la percepción de nuestros clientes.

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn
  • Compartir en Google+