¿Es realmente seguro el Internet de las Cosas?

Fecha:
Mar 29 2016 12:00AM

Sin duda es uno de los términos más candentes en cuanto a tecnología, pero el Internet de las Cosas (IoT) no deja de ser un montón de máquinas conectadas a la Red en una infraestructura de la que no podemos saber con certeza si es del todo segura.

Hoy día ya hay muchas personas que tienen en su hogar electrodomésticos, bombillas de luz, termostatos, cámaras o sistemas de seguridad inteligentes. De hecho, la consultora Gartner estimó en un estudio que para 2020 habrá más de 26.000 millones de objetos conectados a Internet, y eso que de esta cifra excluyen a los PC´s, tablets y smartphone. Mientras, en otro informe la propia Gartner afirma que ya este mismo año 2016 hasta un 43% de empresas van a adoptar el IoT, lo que supone un incremento del 50% del número de firmas que se suman a esta nueva moda.



Por ello, son muchas las personas que se cuestionan si este tipo de conexiones son seguras o, en cambio, pueden afectar de forma considerable a la privacidad o seguridad de los propietarios. Desde Dexga os queremos dejar una lista de 7 consejos de seguridad para estar bien protegidos y poder disfrutar del Internet de las cosas sin que estos dispositivos se vuelvan en nuestra contra:



1. Muchos dispositivos son compatibles directamente con redes WiFi lo que evita tener que conectarlos a un smartphone u ordenador cada vez que quieras utilizarlos. Si tu router te permite crear redes independientes para invitados, es aconsejable hacerlo y conectar tus dispositivos IoT a esa red que los mantenga conectados pero alejados de tu red habitual.



2. Otros gadgets como las cámaras de vídeo tratan de comunicarse con el router para abrir agujeros de entrada y poder aceptar conexiones desde el exterior. Esto hace más fácil acceder a ellos a través de Internet, pero los deja expuestos “al resto del mundo”. Por ello, si es posible, desactiva la opción Universal Plug and Play en el router y en los dispositivos IoT para reducir esta exposición. No pienses que nadie se dará cuenta de cuándo conectas un dispositivo por vez primera. Hay motores de búsqueda especializados en encontrar dispositivos online, quieran o no ser descubiertos.



3. Mantener actualizado el firmware de los dispositivos IoT es tan importante como lo es en un PC. Puede llevar algo de tiempo averiguar si hay actualizaciones disponibles, pero es algo que debe convertirse en un hábito en favor de nuestra protección y seguridad.



4. Se deben elegir contraseñas de forma cuidadosa y anotarlas si es necesario. La complejidad de la password elegida es importante, pero también que sea única. Se han descubierto muchos dispositivos IoT con fallos que permiten a los atacantes obtener información sobre la seguridad de los dispositivos, por ejemplo la contraseña WiFi. De modo que aplícate esta regla: Un dispositivo, una contraseña.



5. Hay que favorecer que los dispositivos puedan trabajar sin la nube. Las “cosas” IoT que se basan en un servicio cloud, a menudo son más inseguras que las que se pueden controlar desde el interior de nuestro hogar. De modo que lee con atención las instrucciones del producto para ser consciente de si requiere acceso a Internet para su funcionamiento.



6. No conectes dispositivos a la red si no es necesario. Si lo único que quieres de tu televisor es ver la programación del día, no es necesario tenerlo conectado siempre a la Red. Por tanto, lo mejor es eliminar las conexiones a Internet innecesarias siempre que sea posible.



7. No se deben usar los dispositivos IoT para trabajar o conectarlos a la red de la empresa sin el permiso del departamento de TI. Dispositivos inseguros podrían llegar a ser utilizados por los ciberdelincuentes como un punto de acceso a la empresa, y usarlos para recabar datos y realizar vigilancias ilícitas. Obviar esto podría poner a tu empresa en un serio riesgo.

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn
  • Compartir en Google+