El Ransomware es el recurso de moda de los ciberdelincuentes: Aumento del 65% desde 2014.

Fecha:
Aug 28 2015 12:00AM

El ransomware o secuestro digital de la información es la ciberamenaza con mayor crecimiento a lo largo del último año. Se trata de la encriptación de archivos y robo de datos por parte de un hacker, que pide posteriormente un rescate para devolverlos al usuario.

Una de las modalidades más serias de cibercrimen y con mayor crecimiento en los últimos meses a nivel mundial es el ransomware, el secuestro digital de toda la información del usuario, por la que luego se pide un rescate en dinero. Aunque este delito nació entre los hackers en 1989, desde 2014 hasta ahora aumentó un 65% a nivel mundial.

El ransomware comienza cuando, a través de las vulnerabilidades del sistema o irresponsabilidad del internauta, un atacante instala de forma remota un software malicioso en el ordenador de la victima que le permite cifrar todos los archivos y posteriormente adueñarse de la información. De este modo, sólo él puede verla y ya no está en posesión del usuario.

Tras esto, el cibercriminal adjudica una contraseña a los datos cifrados que solo él conoce y entonces hace llegar un mensaje a través del mismo dispositivo a la víctima, pidiendo el depósito de cierta cantidad de dinero por esa clave, único modo que tiene el afectado para recuperar su información.

Normalmente la información encriptada es de suma importancia para la victima, haciendo que la necesidad de recuperación por parte de ésta sea muy fuerte. Por ello, las victimas pueden pagar una considerable suma de dinero, que puede ir de los 50 hasta los 3000 euros. Eso sí, en la mayoría de los casos esta suma no suele pasar de los 300 euros, ya que deben de poner un precio pagable para la victima.

Según los expertos, la principal entrada de los hackers a ordenadores de terceros se produce a través de vulnerabilidades no parchadas en el sistema, por phishing (el usuario pincha un link malicioso en un mail desconocido), a través de redes sociales, e incluso, por la infección voluntaria y malintencionada de parte de personas conocidas.

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn
  • Compartir en Google+